Ya hace 3 junios que esta señorita de aquí abajo me saca a tejer en público. Y es que, lo que empezó con un simple “a ver qué pasa, a ver si viene alguien” ya ha llegado a juntar a más de 120 personas y lo que te rondaré morena.
Este año Lucía, Knitting the Skyline, ha contado además con la colaboración de las hermanas más simpáticas del panorama tejeril actual, Natalia y Patricia, de Blue Bubalú. Yo también formaba parte del comité organizativo, aunque me he dedicado más bien a hacer el mono, que es lo que mejor se me da. 
El lugar elegido, El Retiro, junto al Palacio de Cristal como en ediciones anteriores. Es un enclave especial, lleno de encanto y árboles de colores. Y el Palacio de Cristal es una maravilla que no me canso de mirar. 

Nos echaron fotos, nos miraron con cara de estar viendo extraterrestres, pero yo se que en el fondo estaban deseando agarrar una aguja y un ovillo y unirse al buen ambiente que teníamos.

Hubo quien dijo: “Qué poca gente…” Mientras nosotras pensábamos “Cuánta genteeeee!” Pero es que… estamos hablando de tejer, chicas… no es un partido de fútbol. (Es mucho mejor)

Tuvimos a varias Yarnwoman desfilando, que como sabéis, ha sido la mascota de Katia de este año para el Día Mundial de Tejer en Público, y podéis encontrar el patrón gratuito (diseñado por “la moi”) en su blog.

Esta preciosidad de la foto está hecha por Los caprichos de Dafne y es perfecta y galáctica.

Me encanta esta fotografía porque permite captar un poco el buen ambiente que se creó aquel día. Hombres, mujeres, adultos y niñas, madres, hijos, perros, tortugas. Unas tejiendo, otras comiendo, otras hablando. Todas disfrutando.

Ese día tuve que teletransportarme y no pude estar hasta el final, pero el fin de fiesta fue apoteósico con más de una docena de sorteos de ovillos y ovillazos que nos mandaron Katia, Hilaturas LM, Casa Sol y We Are Knitters.

Yo os digo una cosa, esa semana fue dura, me sentía enferma y triste, pero al final del día estaba feliz y plena. Mis compañeras tejedoras me contagiaron la energía que necesitaba. Tejer es bueno. Tejer en público y compañía es una pasada. Gracias a todas.